Consejos para vestir una camisa blanca

 

Versátil y atemporal, la camisa blanca es una prenda básica en el armario de cualquier hombre, nuestras camisas Gatsby y Duke están diseñadas para poder vestirlas  casual o sport sin necesidad de acompañarlas con traje. Ofrecemos algunos sencillos trucos para vestir una camisa blanca según la ocasión.

Diferentes “outfits” con camisa blanca

Estilo casual

Una camisa blanca con un par de botones desabrochados y las mangas de vueltas ayudan a crear un estilo casual y actual. Como acompañantes: unos jeans y unas botas de ante y color camel o unas deportivas. Un outfit estiloso y muy sencillo. Se puede personalizar con algunas pulseras de cuero o plata, gafas o reloj de estilo deportivo. Y si refresca un poco, se le puede añadir un jersey o cárdigan.

 

Joven y rebelde

La camisa blanca también combina bien con el estilo más rebelde. En este caso, lo mejor es acompañarla con una cazadora de cuero, unos vaqueros negros y botas o zapatos acordonados que no sean excesivamente formales.

 

Outfit semiformal

Esta idea es perfecta para jóvenes que quieren un look a caballo entre lo formal y lo informal. Se utiliza con traje o americana dejando la camisa por fuera del pantalón y la corbata sin anudar. Si la ocasión no es demasiado formal, se pueden sustituir los zapatos por unas deportivas blancas. Ideal para trajes de corte  fit slim y el pantalón por encima del tobillo.

 

Para un look vanguardista

Este no es un look para cualquiera. Atrevido, moderno y diferente. Con pantalones jogger, deportivas, una riñonera y un abrigo tres cuartos. Para los menos atrevidos se puede optar por elegir tan solo alguno de los complementos mencionados. A un sencillo outfit de vaqueros y camisa blanca se le puede complementar con unas deportivas de calcetín o una riñonera, por ejemplo.

 

Para los más hipsters

Con pantalón chino en azul marino, una camisa blanca arremangada y, por supuesto, unos tirantes se obtiene un outfit hipster sin necesidad de buscar en revistas de moda o en tiendas especializadas. Un sombrero ayuda a completar un conjunto que resulta muy urbano y actual, ideal para para hipsters y modernos de ciudad.

 

Para un caluroso verano

En los días de verano, la camisa blanca también tiene su cabida. Se puede combinar con cualquier bermuda y náuticos. Una opción para los más calurosos es la camisa blanca subida hasta medio antebrazo en los días más soleados y calurosos. Los complementos perfectos: gafas de sol y un reloj deportivo grande.

Para galanes del siglo XXI

Para todos aquellos que quieran lucir un look de galán sin recurrir al traje, una excelente opción es combinar unos pantalones oscuros con una camisa blanca, un chaleco de punto y una corbata estrecha monocroma. La clave está en utilizar prendas de calidad. Y como complemento perfecto para tus pies: Oxfords o Brogues (o semibrogue).

 

Para la oficina

Para los caballeros que tienen un trabajo de oficina que no exige ir de traje, dos buenos aliados son: la camisa blanca y el blazer,  que junto con vaqueros y zapatos Oxford, son más que suficientes para dar un look elegante, sencillo y formal. Como complemento, una buena cartera de piel. Y para la llegada del buen tiempo, podemos utilizar la misma combinación con prendas de colores claros.

La camisa blanca será siempre una de las mejores herramientas para conseguir cualquier look que nos propongamos. Desde los más modernos, hasta los clásicos de siempre. Una recomendación: tener al menos dos camisas blancas de calidad en el armario.